¿Cómo es una boda iraní? Mi experiencia de cuando me invitaron a una

by Ana

En otra ocasión hablé del mayor tesoro de Irán: la hospitalidad de su gente. A los iraníes les encantan los extranjeros y querrán hablar contigo aprovechando cualquier ocasión. Probablemente, casi todas las conversaciones culminen en una invitación a sus casas. Si tienes tanta suerte como yo, tal vez alguien te invite también a una boda iraní. Si te pasa, ¡te recomiendo que digas que sí! Asistir a una boda persa en Irán es toda una experiencia.

 

travel

 

En cuanto me senté sola en el autobús de Kashan a Isfahan, la sonriente chica sentada a mi lado empezó a hablarme. Primero me hizo las preguntas más recurrentes para los iraníes (¿De dónde eres?, ¿Estás casada?, ¿Tienes Instagram?). Luego me preguntó que dónde me quedaba a dormir. Cuando le dije que todavía no había reservado ninguna habitación, no tardó en preguntarme: ¿Y por qué no te quedas en Isfahan conmigo y mi familia?».

En un primer momento, no lo vi claro. Yo viajaba en Irán sola y no conocía de nada a esta chica, ni tampoco sabía si a su familia le parecería bien acoger a una completa extraña en su casa. Pero ella siguió insistiéndome con su sonrisa ingenua. Me repitió que a ella y a su familia les encanta tener invitados.

Si esto me hubiera pasado en cualquier otro país, seguramente habría dicho que no. Habría temido que sus verdaderas intenciones fueran robarme (dinero… ¡o tal vez un riñón!). Pero, tras una semana en Irán, ya había pasado el tiempo suficiente en este país para darme cuenta de que cuando un iraní te invita a algo, lo hace de corazón y sin esperar nada a cambio. Así que decidí vivir la experiencia y acepté. Lo que no sabía entonces es que esta invitación espontánea y los 5 días que pasaría con la familia de Razie iban a ser lo mejor de mis tres semanas en Irán.

 

Visitando Isfahan con mi amiga iraní.

A pesar de nuestras diferencias, Razie y yo nos hicimos buenas amigas.

 

De viajar sola a tener una familia iraní

 

En cuanto llegamos a Isfahan, el padre de Razie vino a buscarnos a la estación. Yo todavía tenía algunas dudas sobre si debía o no quedarme a dormir en casa de estos desconocidos. Pero, en cuanto vi la cara amable de este hombre, supe que había llegado al lugar correcto. Aunque no hablaba casi inglés, nos comunicamos perfectamente a través de gestos y sonrisas. Tras unos minutos en el coche de camino a su casa, ya me había preguntado si quería ir con ellos a la boda de su sobrino, que era un par de días más tarde. Y yo, aunque ni siquiera estaba segura de si lo decía en serio, volví a decir que sí. ¿Quién no tiene curiosidad por asistir a una boda iraní?

Los siguientes días en Isfahan fueron increíbles. Razie y su familia se desvivieron por mí: me enseñaron Isfahan, me presentaron a más familiares y amigos, me cocinaron muchísima comida rica, etc. Todo esto sin aceptar que les pagase nada. No me podía creer que esta gente, que no me conocía de nada, estuvieran haciendo todo esto por mí.

La noche anterior de la boda, le dije a Razie que no había traído nada elegante como para una asistir a una boda. Entonces ella abrió su armario y me dio a probar sus mejores galas. Por suerte, tenía un vestido azul que no me quedaba mal. Esa noche, Fateme y Razie me enseñaron a bailar al estilo persa en el salón de su casa. ¡Ya estaba lista para la boda persa!

 

La boda persa

 

  • Los preparativos 

El día de la boda persa aprendí muchas cosas interesantes sobre la cultura iraní. Una de ellas es que, aunque las mujeres iraníes estén obligadas a ir siempre cubiertas, le dan muchísima importancia a la belleza y la apariencia física. Incluso a las más religiosas y tapadas, será difícil verlas en público sin pintalabios y máscara de pestañas. Por eso, porque la belleza es importante en este país, tardamos horas en prepararnos para la boda.

Además de dejarme el vestido azul, Razie, su madre y su hermana también me maquillaron y me peinaron utilizando para ello una plancha convencional (y no lo digo en broma).

 

lista para la boda persa

lista para una boda iraní.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • La separación por sexos

Pero, sin duda, lo que más me sorprendió de la boda iraní fue enterarme de que hombres y mujeres permanecen separados durante toda la celebración. ¿Una boda en la que ni siquiera los novios pueden estar juntos? Pues sí, como lo lees. Así son las bodas iraníes.

Como el islam no considera aceptable que hombres y mujeres que no tienen relación familiar directa se mezclen o bailen juntos, lo solucionan poniendo un muro de por medio. Lo único bueno es que, como no hay riesgo de pecado o de miradas lascivas, las mujeres aprovechan para vestirse por una vez tan sexy como quieren.

La verdad, es que es todo un espectáculo ver a tantas mujeres iraníes vestidas de noche, por una vez liberadas de su hiyab o chador. Poder verlas así es para mí uno de los mayores privilegios de viajar a Irán siendo mujer. Ellos nunca podrán ver toda la belleza y elegancia que la mujer iraní esconde bajo su velo.

Aunque hay separación de sexos, el novio sí tiene permitido entrar de vez en cuando a la fiesta de las mujeres para ver a la novia o hacerse fotos. Uno de los momentos más divertidos fue ver a todas las mujeres escondiéndose y cubriéndose como locas cuando el novio entró un momento a saludar a la novia. No vaya a ser que un hombre las viera sin hiyab...

 

  • El baile

Mientras que en las bodas europeas lo más importante es comer y beber hasta no poder más, en las bodas iraníes todo gira en torno al baile. De hecho, la comida es algo totalmente secundario y no la sirvieron hasta las 23:30 de la noche. ¡Yo me moría de hambre!

Bailar con todas las mujeres al estilo persa fue una experiencia inolvidable. Pero tengo que decir que la música dejaba mucho que desear. Me llamó la atención que todas las canciones que sonaban eran interpretadas por hombres. Entonces empecé a sospechar de otra prohibición absurda que confirmaría más tarde: las mujeres iraníes no tienen permitido cantar en público, solo los hombres pueden hacerlo. Por eso, en actos públicos solo suenan canciones interpretadas por hombres. La Sharia, el código de derecho islámico que rige en Irán desde la Revolución Islámica de 1979, prohíbe a las mujeres cantar en público. No vaya a ser que la sugerente voz femenina despierte el deseo sexual de alguno… Una pena.

 

  • La comida

Como ya he comentado, la comida parece ser algo totalmente secundario en las bodas iraníes. Se sirve tarde y, además, se come de pie y a toda prisa. La cena consistió en platos típicos iraníes: kebab, diferentes tipos de arroz y ensalada. Nada fuera de la común. Tampoco hubo tarta y, obviamente, nada de alcohol (que está prohibido en todo el país).

 

  • La fiesta de después

Cuando terminamos de comer, vi que las mujeres empezaban a cambiarse y ponerse de nuevo sus hiyabs. Pensé que ya se había acabado la fiesta. Sin embargo, la parte más emocionante de la noche aún estaba por llegar. Cuando me subí al coche creyendo que volvíamos a casa, me di cuenta que la fiesta de verdad estaba en la calle. Y esta vez sí, con hombres y mujeres juntos y revueltos (aunque las mujeres ya bien tapaditas). La tradición es que, después de la boda, todo el mundo acompaña a los novios a su nuevo hogar, parando varias veces en medio de la carretera para cantar, vitorear y bailar con los novios.

Una vez en la casa de los novios, me estremeció ver a un corderito al que sacrificaron en honor al nuevo matrimonio. Cuando Razie vio mi cara de espanto lo justificó con «es lo que manda la tradición». Después del sacrificio, todos subimos a ver la casa y hacernos fotos con los novios.

 

Posando con los novios tras la boda iraní.

Posando con los novios tras la boda iraní.

 

En definitiva, asistir a una boda persa fue una experiencia muy interesante que me enseñó muchas cosas sobre la cultura persa. No tengo palabras de agradecimiento suficientes para expresar mi gratitud a Razie y su familia por permitirme participar en esta bonita celebración y acogerme en su casa como si fuera una hija o una hermana.

Gracias por enseñarme lo que significa realmente la hospitalidad y que la amistad y el amor no entienden de culturas, religiones o idiomas. Antes de mi viaje había leído muchas historias sobre la hospitalidad iraní, pero lo que nunca imaginé es que yo misma viajaría a Irán sola y volvería tres semanas después con una segunda familia.

 

Te ayudo a planificar tu viaje a Irán ✈️

¿Todavía no tienes tu seguro de viaje? 5% DE DESCUENTO EN SEGUROS MONDO.

Consigue 25€ DE DESCUENTO en tu 1ª reserva en AIRBNB (cuenta nueva).

Planifica tus excursiones AQUÍ.

Encuentra las MEJORES OFERTAS de alojamiento.

 

* Aviso: Algunos de los enlaces en este post son enlaces de afiliación. Si haces una reserva a través de algún enlace, ganaré una pequeña comisión sin coste alguno para ti. Agradezco mucho tu colaboración, esto me ayuda con los costes que conlleva escribir este blog.

 

SI QUIERES SABER MÁS SOBRE MIS VIAJES, SÍGUEME EN INSTAGRAM: @anianywhere

You may also like

1 comment

Nelson Reinaldo Amaya Gonzalez agosto 10, 2019 - 02:06

Hola leí tus todo y me pareció genial, la otra semana salgo de cita con una chica de Irán

Reply

Leave a Comment

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More